Sunday, June 10, 2012

El Felipillo

El Felipillo nació cansado. Desde chico tuvo malas notas en la escuela por no hacer las tareas. No es que fuera flojo, simplemente no tenía fuerzas para completar sus trabajos de la escuela. En clases se quedaba dormido, o al menos dormitando. Cuando los maestros lo cachaban lo despertaban con tremendos gritos, para beneplácito de sus compañeros. Estos se morían de risa al ver la cara de susto que ponía el Felipillo al darse cuenta que había sido sorprendido soñando en otra realidad. Así paso su niñez y juventud, avanzando por la escuela más por persistencia que por esfuerzo. Felipillo se sentía culpable y quería salir de la mediocridad pero no sabía qué hacer. Es más, no sabía cuál era su problema. Con frecuencia se preguntaba si tuviera mas energía podría  llegar a ser un gran hombre. Felipillo admiraba a Leonardo Da Vinci y soñaba con ser como el. También se emocionaba con los astros deportivos del momento y les envidiaba sus fortunas y legiones de admiradoras. En esos momentos el Felipillo que era muy creyente se disgustaba con Dios y le reclamaba: ¿Porque me hiciste tan flojo? Dios nunca le contestó y el Felipillo murió pobre y cansado de estar cansado a pesar de que solo tenía treinta y cuatro años.   

2 comments:

Doña Eñe said...

Tierno, precioso, conmovedor, Carlos.
Me han venido a la memoria dos hermanas a las que di clase y me decían cuando las animaba a estudiar más "Señorita, tenemos flojera"
El Felipillo no era mediocre ni mucho menos, era simplemente diferente, un soñador, un artista, un alma sencilla que no entendía por qué Dios le había hecho así.
Se murió porque no tenía otra cosa que hacer y seguramente encontró las respuestas que buscaba en el más allá.

Carlos Ponce-Melendez said...

Doña Eñe: Muy ciento, hay respuestas que no están en esta vida. No hay de otra, tenemos que esperar para saber el porqué de muchos misterios. Muchas gracias por tus atinadas observaciones. Carlos