Sunday, May 20, 2012

Mi Soledad


Mi soledad

He aprendido a viví con la soledad
Una soledad aplastante que en días de frio me asfixia

Inclementemente.

A veces trato de hablar con mi soledad, pero me deja sin respuestas.

Y es que mi soledad es sorda, muda y fría cual ira de un dios vengativo
Entonces me miro al espejo y no veo nada

Ni siquiera el vacio de los muertos. 
Ya no me importa, la esperanza quedo atrás,

Los sueños escaparon cuando ella se fue.


Mi soledad es inexorable
Es una soledad violenta, virulenta, sanguinaria, agria.

Mi soledad es insidiosa
Me miente, me corroe, destruye mi deseo de vivir, de amar, de ser feliz.

Mi soledad es una soledad salvaje, desbordada y sin remordimiento
Que me aniquila cruelmente,  

Me destruye sin piedad segundo a segundo como a un bicho repugnante
Y aun así, me aferro a ella,

Mi soledad es lo único que me ata a la vida.  

4 comments:

The Unknowngnome said...

You've written your loneliness and it's bindings that dress you unique, in a way it has suggested to me the raising of Lazurus and for him to live again his bindings had to be removed:

And he that was dead came forth, bound hand and foot with graveclothes: and his face was bound about with a napkin. Jesus saith unto them, Loose him, and let him go.

Nice piece of work Carlos.

Carlos Ponce-Melendez said...

Interesting comment Unknowngnome, Thank you.

Dulcina said...

Carlos, la soledad es una fiel compañera...cuando nos quedamos/sentimos solos, bendita paradoja. Ella siempre está ahí y creo que definitivamente todos, absolutamente todos, estamos abrumadoramente solos.
En la soledad es donde se encuentra mejor el hombre con su Creador.
Hoy el mundo mete tanto ruido para compensar el tremendo vacío interior del hombre, pero no lo puede acallar.
Por otro lado, pienso que la soledad es el resultado de nuestro egoísmo, de nuestra falta de comprensión o respeto hacia los demás; cuando alguien no comparte nuestras ideas, en vez de respetarlas, nos sentimos solos, aislados, rechazados, incomprendidos.
Amar "de verdad" es respetar al otro ¡aunque nos esté llevando siempre la contraria!
Buscamos a ese alguien que sea como nosotros, nuestra alma gemela, para sentirnos acompañados, pero todos somos diferentes e irrepetibles.
Acompañar no es estar de acuerdo con el otro, sino comprenderlo o, al menos, intentarlo con respeto.
Hace años escribí un poema en español sobre la soledad que tal vez un día publique.
La soledad se termina cuando el hombre se encuentra inexorablemente consigo mismo...en su inexorable soledad.
Feliz búsqueda y feliz encuentro, amigo.

Carlos Ponce-Melendez said...

Dulcinea, Es cierto que muchas veces menospreciamos la soledad aun cuando ella puede ser la mejor consejera si la sabemos aceptar. Ojal que publiques tu poema sobre la soledad, me encantaria leerlo pues se que, siendo escrito por ti, tiene que ser profundo. Gracias por tu atencion.